Faster #21

Hace unos cuantos días viví un duro trago cuando tuve que ir a la Mutua a pasar la revisión médica de la empresa, por el miedo que me dan los análisis de sangre. Ya sabéis que hay mucha gente que va a sacarse sangre sólo para poder comer gratis luego, pero yo no soy capaz

Para empeorar las cosas, me costó bastante llegar hasta allí, y estuve un buen rato dando vueltas por la ciudad sin encontrar la dirección, hasta que crucé la pasarela del río Barbaña, al que tantos orensanos han cantado con el culo, y me di cuenta de que el sitio estaba justo en la otra punta

En mi camino de vuelta a la orilla contraria, me tropecé con un conato de pelea entre alumnos de dos institutos y me detuve a observarla discretamente, fingiendo que me dolía un hombro. Como tantas veces he comentado con mi amigo Changer, las peleas juveniles son más parecidas a un baile regional que a un verdadero combate, porque los contrincantes, lejos de lanzarse certeros puñetazos, a lo único que alcanzan normalmente es a dar vueltas agarrados de la pechera mientras intentan levantar la rodilla con torpeza

Sorprendentemente para mí, que siempre había pensado que ante un panorama así intervendría para detener la trifulca, separando a los que se enfrentasen, continué mi camino hacia la Mutua poco después como si nada, lo cual demuestra que no merece la pena planificar el futuro

Siguiendo con todo esto del reconocimiento, os digo que es asombroso pero cierto cómo, hasta que empiezas a trabajar, hay un tipo de vocabulario relacionado con el mundo laboral, al que pertenecen palabras como Mutua, que no sólo es que no tengas ni idea de lo que significan, sino que directamente te la suda!

Por ejemplo, durante mis años de estudiante lo de Mutua me sonaba a economato, a un sitio donde podías comprar arroz y cosas de ese tipo, y cuando oía la palabra albarán, mi cerebro realizaba la siguiente operación:

Albarán = Nada y Albarán = No lo sé

O, como mucho, las repetía sin ningún sentido, al estilo de esos bambinos que viajan solos en los aviones y que van musitando palabras sueltas: albarán, albarandandán , damon albarán, albaránbombán………Esto no va conmigo!

Hay muchas otras que todos sabéis y, en mi caso, que no llevo mucho tiempo trabajando, que hasta hace poco estaba en casa pelando caña y diciéndole a mi padre: papá, yo quiero pintar, ser arqueólogo! y que luego, claro, me estampé de morros contra la cruda realidad de la oficina, podéis imaginaros que el verdadero significado de estas palabras se me revela a marchas forzadas………………………….Oh mutti!

Vilque, los tejados son así

Publicado originalmente el 15/05/07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s