Categoría: Texto Longo

Faster #55

se_cayo

Claro que sí.

El otoño ha avanzado sin que haya podido escribir, y ahora me gustaría terminar noviembre con una antología de momentos desconocidos protagonizados por aquel señor de Ferrol que gobernó España durante cuarenta años, una España que por supuesto no era la de #VamosRafa, ni siquiera aquella que cubrió los muros de sus institutos con pintadas de Skate or Die. No. Era una España de pelo crespo, cejas tupidas y radionovelas en las que los efectos de sonido se hacían golpeando una percha y un frasco vacío

-¿Otra vez dándole vueltas a Franco?

Sí, Franco. Frank-O, como lo llamaríamos si hubiese nacido a tiempo para ser un combativo MC. Otra vez hablando de él, pero en esta ocasión apoyándome en documentos únicos recogidos con esfuerzo aquí y allá mientras tú a lo mejor estabas cenando en un sitio que te recomendó un compañero de oficina que no te convenció aunque las tostas no estaban mal.

Y ahora…

frontispicioCuando te casas todo es arroz y cuando te separas todo es “paella”

Vaya sorpresa. ¿Sabías que en su despedida de soltero el Caudillo y sus colegas fueron por ahí a hacer el gamba vestidos de torero? Él al final se quitó el traje porque le daba calor, pero los demás no se arredraron. Fue un sábado en Gijón, y conocieron a unas de Pontevedra que también estaban de despedida e iban de fans de Eurovisión, jajajaja, vaya risas: “la guayominí, dé puan!”. ¿Y el domingo comieron en un Tierra Astur? Claro. Mirad qué foto sacaron los de tilllate abrasándoles la cara con el flash:

generalissimos_bachelor_party

.

Yo tenía un camarada…CÁLLESE YA CON ESO, ABUELO, HAGA EL FAVOR!

¿Nunca os habéis preguntado qué habría pasado con Franco si no hubiese triunfado el golpe militar del 36? ¿No creéis que hubiese acabado secándose al sol con el resto de ancianos en la plaza del pueblo? Estoy convencido. Sería uno más, indicando torpemente a los forasteros dónde pueden dar la vuelta con el coche para volver a la nacional. ¿Y sus hijos hablarían en sus narices como si no estuviese delante, igual que le sucede al resto de ancianos? Por supuesto:

– Madre mía qué cara tiene papá, apaga la tele y vamos a acostarlo

– Eh, estoy viendo la película! 

– Agárralo por ahí que le ponemos el pijama y ya lo bañamos mañana…

– No me oyes? No tengo sueño, son las siete de la tarde! Y bañadme, que ayer dijisteis lo mismo!

francoyviellos

Photo (except for the Generalisimo’s face): Craig Holden

.

Silbar no es sólo un gesto propio de gente despreocupada

Pocos saben que Franco era un magistral silbador y que en su siempre inquieta cabeza las melodías se entrelazaban dando forma a nuevas e ingeniosas formas de creación musical. Con la ayuda de un editor de vídeo he podido restaurar el siguiente archivo, que nos muestra a un Caudillo seguro de sí mismo como verdadero pionero del mash up, mezclando con sensibilidad la alegría de From Me to You de Los Beatles con la cadencia tropical de No Woman,No Cry en una actuación muy, muy especial

.

Increpeurs en “Movimiento”

Pese a la imagen de unidad entorno al líder difundida por la propaganda del Régimen, Franco sufrió en público más de un episodio desagradable a los que se enfrentó como pudo. Su aspecto físico débil, enjuto, de auténtico chantufler que diría un catalán, lo convirtieron en blanco de numerosas burlas por parte de aquellos adeptos al Movimiento más dados a la risa fácil

frank-o

Afortunadamente los sinsabores se diluían para el General en la placentera normalidad que dominaba el día a día, especialmente dentro de su círculo familiar. Allí sólo la presencia de su cuñado Serrano Súñer, más joven que él y ligeramente más atractivo, le obligaba a ponerse en guardia. A pesar de eso y hasta la ruptura definitiva, ambos fueron inseparables (“los Lennon y Mc Cartney del Falangismo ” llegó a denominarlos algún cronista) y sus conversaciones sobre  tramos de autovía recién abiertos y la cantidad de infracciones de la ORA que tienes que acumular hasta que te mandan la multa a casa revelan al verdadero hombre detrás del militarzote.

cunyats

Espero que hayáis disfrutado de este recorrido inédito por cuestiones nunca antes vistas, aunque seguro que alguno ha dicho lo de “esto ya lo sabía,venía en un enlace que mandó Fernando el otro día”.

Ya estamos.

Siempre hay un Fernando.

En fin… Ojalá tuvieseis más edad y fueseis más fáciles de satisfacer como vuestros padres cuando se compran un recopilatorio de éxitos de los 60 y resulta que son versiones regrabadas por Adamo con una caja de ritmos hace un par de años, no son las versiones originales pero a ellos les da igual.

Lo que sí estoy seguro de que no habréis visto en vuestra vida es…

nagore

No, seguro que no. Es algo excepcional. Si lo vieses se te quedaría el mismo gesto sorprendido y desorientado que cuando en la Facultad cayó el comentario de texto de Juan José Millás y todos tus compañeros con una sonrisa de suficiencia “ah sí, Millás” “Millás es genial” “típico de Millás” y tú, además de no entenderlo, es que en ese momento te sonaba el nombre de Millás pero no le ponías cara, la verdad (¿es uno de gafas?). El mismo gesto que se te quedaría si estás en casa de unos amigos de tu mujer que realmente las que son amigas son ellas y tú a él casi no lo conoces, te han ofrecido una cerveza mientras preparan la comida y matando la espera en la sala ves una revista que contiene la exclusiva de la presentación en público de la familia de Melendi; la hojeas por curiosidad pensando que vas a encontrar lo de siempre, a una esposa que conoció en una fiesta de Paso de Ecuador y dos hijos mal peinados, llegas a la página dedicada al cantante y te das de bruces con la chocante revelación: Melendi nos presenta a su familia y… resulta que son dos yayos con los que vive en un piso de 100 m2!

Jare

melendi

…….

Un momento para respirar y cerramos este texto para que no le invada al lector la habitual sensación de entusiasmo convertido en hastío que también experimentaban aquellos mutilados de guerra con su empeño en jugar un día tras otro a Piedra, Papel, Tijera:

veterans

De todas formas no quiero despedirme sin dedicar un último espacio a la música. Para empezar, y hablando precisamente de militaria, diré que durante mi etapa de ortodoxia mod tenía fijación con las camisas militares de Pete Townshend. Quería una camisa militar condecorada como la suya. Quería galones sin haber hecho nada a cambio.

Sabéis de sobra que el movimiento mod es uno de los más exigidos en cuanto a estética y a preparación en referencias de cultura pop; se trata de gente dedicada a combatir la vulgaridad circundante con la única ayuda de una moto de baja cilindrada y un flequillo no siempre favorecedor. Hoy quiero rendir homenaje a todos los denodados mods que se afanan en intentar trasladar el espíritu original del movimiento británico a nuestro país con mayor o menor fortuna pidiéndole a su madre que le cosiese parches falsos de los Jam en una parka a la que ella denomina “guerrera” “chambergo” o “chamarra” (mamá, es una parka!), montando un grupo del cual todos sus colegas dicen “suena guay” pero no pasa de ahí y aguantando al novio de su hermana decir “pareces un Beatle”. Para todos ellos va dedicado este Nuevo Himno de los Mods Españoles

.

Mod, mod, mod!
Mod, mod, mod!
Te compras ropa en Brighton y la luces en León

Mod, mod, mod!
Mod, mod, mod!
Con tu traje de chaqueta tienes pinta de mayor

Mod, mod, mod!
Mod, mod, mod!
Se te hacen cuesta arriba las novelas de Tom Wolfe

Mod, mod, mod!
Mod, mod, mod!
Exprimes en tus flyers la iconografía pop

Cierro definitivamente este capítulo con un agnoranzza, un canto a la época dorada del poder financiero. Ahora que aprovechamos para descargar todos nuestros males sobre los viejos banqueros, conviene recordar que existió una época de idilio entre oligarcas y ciudadanos agradecidos. Sirva hoy esta melodía como evocación del romanticismo inherente al antiguo capitalismo y de la bonanza bancaria que todos disfrutamos aunque sólo fuese en forma de aquel crédito para comprar un Opel Kadett en el que lucir la orgullosa pegatina de Coche del Año en Europa.

.

Vilque; el protagonista de V de Vendetta desafiaba al poder establecido con una peluca de Las Virtudes. Qué te parece?

Faster #54

A esta hora primera, muy temprano/
Cuando el aire es limpio y aún puedo sentarme tranquilo/
Seguro de que el rastro de ningún hombre anterior/
Vulnerará mi piel/

(Francisco Tiépano. Canto al Baño de la Oficina. Ed. Salorio. 1981)

Oye, ¿qué pasa últimamente que no te llama nadie, que sólo te llaman del 1004? Pues que han terminado las vacaciones y cada uno ha tirado por su lado, hacia su rutina, ya no interesan los demás, todos andan a lo suyo y tú el primero. Sólo te importan los demás en el trabajo, cuando te acercas a la becaria que te pide ayuda para hacer alguna cosa de Word -“¿tú sabes cómo se cambia el encabezado?”- y ya le sueltas la zarpa peluda encima de la suya en el ratón. ¿No ves que eso incomoda mucho? Es la escena clásica que utilizaban en el Telediario para hablar de acoso en las oficinas, que aparecía una joven administrativa haciendo la portada del informe con WordArt, y de repente un señor de bigote la agarraba los hombros y zoom-plano de su mano peluda sobre la delicada mano de ella en la mesa (cuidado con el bigotes!). Ahí  te paras a base de bien, pero cuando se trata de los amigos de verdad, de los de “yo prefiero tener pocos amigos pero buenos” (¿pero eso lo has escogido tú o es que no te ha quedado más remedio?) no haces ni caso.  La última vez que tuviste un detalle con ellos fue para invitarlos a darle a Me Gusta en Facebook a la empresa de software libre que ha puesto tu hermano con su compañero de facultad (que todo el mundo piensa que es su novio).

Y a uno  le hiciste un CD para el coche.

Conste que este tiempo de otoño tiene lo suyo: vuelves a estar solo en tu habitación donde aún tienes el banderín de los Houston Rockets que en realidad nunca supiste nombrar ni a uno solo de sus jugadores y te daba igual el baloncesto, con todos esos proyectos que tienes sin ventilar, resintonizando la TDT y actualizando tu cuenta de Twitter para intentar ser el nuevo Miguel Noguera:

Chile con carne. Pero Chile el país, me refiero. Imagínate la movida. Chile cubierto de picadillo:

Mmmmm…

Yo en verano reconozco que no hago nada, soy un convidado de piedra, no participo, soy como esas personas a las que les preguntan por algo y dicen “no, cuéntalo tú, que lo cuentas mejor”. Este año estuve en la playa, de pie en la orilla viendo cómo las viejas nadaban a braza sin mojarse la cabeza y escalando por las rocas pero no con agilidad, sino apoyando las manos y buscando puntos de anclaje. ¿Sabes cuando te enfrentas a un paseo por las rocas de la playa pensando “soy un felino!” y llegas a un punto en que te das cuenta que a lo mejor te matas si no pones las manos pero no sabes dónde ponerlas porque pincha y tus movimientos titubeantes recuerdan a los tu madre al teclado cuando escribe un mail? Pues así estaba yo. Quise parecerme a Spider-Man y acabé pareciéndome al mimo de Spider-Man que hay en las Ramblas. Pero no pasa nada, es agosto.

¿Y tú? Tú a lo mejor estuviste de fin de semana en una casa rural intentando otra vez dominar a la naturaleza, eres el que va al campo dos días e intenta demostrar que conoce el lenguaje animal para llamar a los gatos –“tsk tsk tsk! pssssmiiiiichu, miiiiichu!”-. No me digas que no lo has hecho. Reconóceme que cuando saliste a fumar un cigarro y te dio un susto aquel gato practicaste el “tsk tsk tsk! pssssmiiiiichu, miiiiichu!” para ver si el animal te hacía caso. Y cuando ves que no funciona finges que no te importa para hacerte el interesante delante de nadie. Pero si estás solo, no pongas caras! Mejor vuelve dentro y sigue viendo la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos mientras piensas en otra cosa.

Por cierto, ¿sabes lo que se me ocurrió cuando me tragaba la ceremonia de apertura de los J.J.O.O.? Se me ocurrió que al comentarista le diese por hablar sin filtro justo en el momento en que desfilaban las delegaciones participantes.

En ese momento en que sus compañeros están soltando la mandanga de “Somalia es velocidad, Somalia es récord olímpico…” que saliese él a cantar verdades a micrófono abierto:

– Ahí llega Somalia! Somalia es…… Somalia es corrupción, enfermedades… Somalia es violencia y señores de la guerra… no se dejen engañar por las coloridas vestimentas de los representantes africanos, queridos espectadores, recuerden que siguen siendo países donde reina el caos y la injusticia, países que lo están pasando muy mal…

– Han entrado muy animados los deportistas de Armenia, a pesar del más que previsible fracaso que les aguarda… madre mía qué pintas llevan. En estas cosas, en el aspecto de la gente, en sus modas, es donde se nota de verdad el atraso de un país, ¿verdad compañeros? Mirad qué gafas…

– Y ahora desfila el abanderado de Samoa, Ronnan Speck, un gran deportista y un hombre…buff, un hombre que ha tenido problemas tremendos con la bebida y con el juego y que ahora mismo representa a un país que, sinceramente, pocos podrían señalar en el mapa. Yo no, desde luego…

Eh, eh, ahora que hablas de bebida, imagínate:

Una máquina expendedora de bebidas a la que ponen brazos y piernas. Ya le han puesto voz, ¿por qué no brazos también?

Oye…

El prototipo se desarrolla tanto que llega a tener todos los atributos humanos, la cosa da la vuelta y acaba siendo un comerciante fingiendo ser una máquina. Para fliparlo.

Bueno, vale ya con lo de Miguel Noguera, no? Y además traído por los pelos.

…………………

Vilque; Albert R. Broccoli ha sido, sin duda, el productor más sano de la historia del cine

– Eh, eso también es ponerse a imitar a Miguel Noguera.

– Hombre, es más a El Perich.

– En fin…

Faster #53

¿Qué es ese bulto que corre hacia el ascensor cuando entra un vecino en el portal como si fuese un niño lobo, ése que sólo sabe decir “papá, cómprame la moto”, ése que está en la vida por estar, que está de oyente, ése que no se ducha después de jugar el partido…?

– ¿No te duchas?
– No, yo ya me ducho luego en casa…

.
¿Cómo que te duchas luego en casa? ¡No me lo creo!

Esa cosa es tu hijo.

– Con mi hijo no te metas que mi hijo es el mejor.

No, no vale decir “mi hijo es el mejor” y luego pagarle treinta y seis prácticas de autoescuela. Hay que asumir que está perdido, que no se le entiende al hablar. Lo has malcriado, has sido indulgente y blando con él como lo era con su audiencia Roberto, el MC Conciliador, que cantaba para contentar a todos: “OYE – QUÉ! Éste es mi barrio, OYE – QUÉ! Ésta es mi gente… bueno, siempre que estéis todos de acuerdo, claro”. No. Eso no funciona. Si cantas “This beat is Technotronic!” tienes que creértelo y gritarlo con valentía, no vale decir “This beat is Technotronic! This beat is Techno… well, maybe it isn’t… no, a lo mejor no es Technotronic”.

– Tienes razón, ¿qué clase de espejo he sido para mi hijo desinflándome día a día en el sofá con la camiseta que compré aquel fin de semana que fuimos de casa rural a Asturias?

Claro… Bueno, no te tortures. Tú lo has intentado. No digo que seas un prohombre, no eres precisamente de los que deciden qué ninot hay que indultar, pero tampoco te has pasado la vida en casa emparejando calcetines. Eres un padre como el resto, has cumplido con tu hijo las tareas que se esperaban de ti, ni más ni menos, desde hablarle en flatter cuando era un crío…

– ¡Hola ringo rango! ¡Hola kukuxumuxu!

.

…contarle heroicidades a medias…

– ¿Y tú te enfrentaste a él, papá?
– Al final no le dije nada, ¡pero estuve a punto!

.
…o llevarle a ver cómo jugabas al tenis y te autoinsultabas cuando fallabas:

– ¡Qué burro eres, hombre! ¡Qué burro eres!

.

Es verdad que a lo mejor no has prestado mucha atención cuando ha querido compartir alguna de sus inquietudes…

– Venga papá, vamos a oír algo de música juntos, ¿qué te apetece escuchar?
– Sí, eso que está sonando está bien.
– No, pero eso no es un CD, es la tele de la habitación que debe de estar allí mamá cambiándose.
– Ah, pues suena bien, ya me lo dejarás para el coche.
– No, no. No es un CD, es la tele…

.

…pero en general has estado en tu sitio. Además, abundan los ejemplos de padres que, por querer implicarse demasiado en la relación filial, han acabado boqueando en arenas movedizas. Acuérdate del caso de Luis, el padre que quiso buscar en las redes sociales una vía adicional de comunicación con su hijo y como no sabía de qué iba la cosa llenó su perfil de Facebook con fotos de un banco de imágenes:

– Eh, ¿ése eres tú de pequeño con tus amigos en Orense?
– Sí.
– Pero si son todos negros y están jugando al cricket…

.

Y más tarde abrió una cuenta de Twitter, pero la herramienta terminó por dominarlo a él. Se entregó a los 140 caracteres, convirtió Twitter en una puerta abierta a sus pensamientos sin pararse a pensar que entre el corazón y el teclado debe haber siempre un filtro elemental para los excesos de sinceridad.

Vaya desastre.

Quiero decir que el problema no depende sólo de ti. En estos casos lo más probable es que tengas que buscar culpables a tu alrededor, en tu entorno. Sé valiente y no dudes en dirigir un dedo acusador hacia todos sin señalar a nadie en particular para no granjearte enemigos. Eso sí, te daré un consejo hablando ya en serio: no sigas dejando al niño tanto tiempo con los abuelos fingiendo agobios para que lo críen ellos, porque ahí existe una brecha de dos generaciones que puede despistarlo seriamente. ¿No ves que a veces a nuestros mayores se les va la cabeza (ojo, como es normal) y transmiten conceptos de antaño que pueden dejar a los rapaces medio tolais? Ya sé que estoy hablando de tus padres, pero fíjate bien:

– Vamos tesoro, que te voy a contar un cuento.
– ¡VIVA!
– Viktor era un apuesto campesino que vivía en una aldea del centro de Europa donde se desarrollan este género de historias. Dos imprudentes muchachas de la aldea se disputaban el corazón del joven, y al cruzarse por la calle reñían una con otra vociferando “Viktor es mío” “no, “Viktor es mío”. Un tarde que secaban vainas en una cuerda mientras proseguían con su disputa, apareció una mujer desconocida y las oyó pelear. Les dijo: “podéis discutir cuanto queráis, pero Viktor al final será mío”.
– ¿Y quién era aquella mujer, abuela?
– Aquella mujer… era LA MUERTE!

.

Adiós… Ahí lo tienes…

Trauma for your kids…

.

Vilque,

Faster #52

–          ¿Comemos en ese asador de carretera?
–          No es un asador de carretera, es el Palacio de la Moncloa.
–          Pues parece un asador de carretera.
–          Es verdad.

¿Sabéis que de camino a Madrid hay asadores de carretera que parecen palacios y palacios que parecen asadores de carretera? It’s true.

¡Hola Madrid, aquí estamos! Somos los de fuera que venimos el fin de semana a liarnos con el torno del metro, a hacer fotos a las tapas de los bares  y a ocupar los asientos del Circo del Sol hasta que la obra social de la Caja de Ahorros lo traiga a nuestra ciudad. Venga, vamos a dar una vuelta, pero antes espera que quiero entrar en Vips a comprar un libro de Taschen.

Genial.

Madrid es una ciudad que abre los brazos a los de fuera porque está hecha de gente que llegó al tuntún como nosotros,  gente que hace dos días como quien dice estaba por ahí recogiendo cebollas o administrando la sección de Movidas de una web. Miles de historias de familias que emigraron desde el campo, que eran 10 hermanos y uno que murió y hubo que ganarse la vida.

Yo reivindico Madrid. Es necesario porque existe en nuestro país una opinión generalizada de rencor hacia la capital, el rencor rufo que diría un zamorano, todos esos que ponen caras cuando se menciona Madrid, que argumentan “no, es que es una ciudad demasiado grande, muy anónima, que los ancianos se mueren solos en sus pisos…”……….¡Pero si tú también estás solo! ¡Que llegas a casa por la noche y en la nevera tienes lo mismo que por la mañana! ¿Te apetece un filete? Pues no hay.

No hagáis caso a los resentidos contra Madrid. No os dejéis engañar, la mayoría sólo están proyectando frustración. Si pudiésemos leer su pensamiento, meternos en lo más hondo de su melón, nos sorprenderíamos:

El nacionalista: “digo que no me gusta Madrid por lo del poder central, pero reconozco que me da envidia que tengan más Opencor”.

El monárquico: “envidio Madrid porque allí hay un Rey de verdad y en mi ciudad sólo un hostelero que se autoproclamó Rey del Jamón”.

El empresario: “si viviese en Madrid iría a todas partes  en teleférico”

Claro que sí, sube al teleférico y disfruta de Madrid, sal por sus bares a gritar Chiquillaaaaaa! cuando pinchen Seguridad Social, que no te dé vergüenza señalar por la calle los rótulos de las empresas y todo lo que llame tu atención:

–          ¡Mira, la sede de Legálitas!
–          ¡Cuántos negros!
–          ¿Ése de ahí no es Mario de La Unión?
–          ¡No lo sé! ¡Y mira qué cantidad de ropa vieja y cuántas gafas sucias!
–          ¡Sí,  son las gentes de Fuencarral!

(Pero tampoco seas socarrón con el estilo Fuencarral que tú disfrutas a tu gusto rebuscando en tiendas de sombreros rotos y andrajos que luego no te atreves a vestir cuando vuelves a casa, que te dice tu novia “¿por qué no te pones hoy para salir la pechera militar que te compraste en Madrid, que te queda muy bien?” y tú “bueno, ahora vamos, venga, otro día, que ya he llamado al ascensor…”…. Qué vergüenza. Eres un apocado. En la vida no eres de los que llevan la cámara de fotos, eres de los que van cargando con la funda).

Eso sí, en Madrid no todo es cosa rica. Hay más pintas, por ejemplo, pero pintas de las que en principio no van a crear tendencia ni hoy ni mañana. Pintas como las que aparecían en las portadas de Barricada, ¿te acuerdas?

Y hay más delincuencia, claro. No conviene frecuentar según qué zonas por si aparece algún ñeta, eso ya lo sabes. Ante esta incómoda posibilidad, recuerda siempre: si una banda de delincuentes se cruza en tu camino, no la evites. Enfréntate a ellos, centrándote a ser posible en que parezca el cabecilla. Azúzalo bien y oféndelo con gesto altivo. En el momento en el que te vayan a matar aparecerá el verdadero líder de la banda, gritará “¡quieto!”y, agarrando el brazo al que estaba a punto de machacarte, dirá “me gusta este tipo, tiene agallas. Soltadlo”. Y así te salvas.

O eso aseguran.

Si funciona déjame un comment, por favor.

Vilque; León de Aranoa y Pleno Empleo son dos conceptos que chocan

Faster #50 b/w Feliz Navidad

Ahí tenéis al del cumpleaños. No le regaléis un marco digital, regaladle un fin de semana en Madrid para ir al teatro a ver algún espectáculo… ¡El musical de Mecano, que lo van a quitar!

Que Jesús es un chico de provincias como tú y como yo.

Bueno, ¿y qué?

¡Pues que te va a tocar otra vez la pata de la mesa! ¡Que está aquí la Navidad! ¡La época en que las mentes de Hollywood se vuelven locas y estrenan títulos sin sentido humanizando cosas inertes! ¡Óscar, una Almendra Genial, hoy estreno! ¡Vamos a verla! ¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad a todos, de verdad, no hay cosa que me guste más en el mundo.

Be kind to your folks, como dicen en el Sur. Sé amable con los tuyos, ahora que estás de vuelta. Haz caso a tus padres, que llevan años esperando a que pares un momento en casa a ver si les enseñas a programar el vídeo. Sácalos por ahí un poco a conocer los barrios nuevos de la ciudad, a que sientan las corrientes de aire de los soportales y vean los locales sin alquilar, mímalos, acepta los alimentos que te ofrecen con la humildad de quien se sabe inferior…

– Ah, pero no está fría papá…
– No, es que las cervezas las acabo de meter, pero…
– Ah, pues entonces casi dame agua…
– No, mira, toma ésta que está fresquita, que la metí un poco antes…
– No, no, de verdad, prefiero agua, que además tengo sed.
– Como quieras…

.

¡Qué desgraciado eres! ¿Qué te falta ya? ¿Fumar delante de ellos?

Vamos a ver, no te resistas a la Navidad porque no puedes y además es una vez en 12 meses.

Es una vez que nos vestimos bien (recordad que la camisa y la calzonada se pueden repetir si te las pusiste el día anterior pero no saliste de casa) aunque a algunas se les vaya la pelota en Fin de Año y parezcan Reinas de las Nieves de un cuento sin ilustraciones para niños del Este, es una vez que todo el mundo está en la calle y no dicen esta noche no bajo que estoy con antibióticos, es una vez que pones el Telediario y en vez de aparecer los datos del Euskobarómetro aparecen unos gatos maullando Jingle Bells. Eso es lo que es.

Isn’t it wonderful?

Mira, he preparado una base musical en MySpace para momentos comprometidos, para las celebraciones de estas fechas. No os voy a engañar: es la misma que colgué en 2007 un poco pulida, pero sigue siendo una melodía bonita y  generadora de atmósfera navideña. Hacéis clic aquí, la ponéis de fondo y os entregáis a los demás, seamos generosos, tengamos un pequeño gesto de confianza hacia el prójimo, hurón, no tapes tanto el PIN cuando vayas a sacar  dinero, hombre, déjame ver cuánto te queda!

¡Vale!

¡Venga, Feliz Navidad!

.

Vilque; en estas Fiestas, si tiras una copa al suelo y se rompe, la mejor forma de quitarle hierro al asunto es decir “bueno, de ahí ya no pasa”.

Faster #49

España: se agranda la brecha entre feos y guapos

España: en previsión de una nueva caída, el año que viene el Gobierno cambiará las cifras del PIB por las del FIB

España: proponen al Dr. Alban como Ministro de Sanidad.

España, vaya panorama. Se suceden los titulares. La realidad nos está dando luces para indicarnos que algo va mal, igual que intentas hacer tú con ese compañero de oficina al que le huele el aliento y te dice “espera que me acerco a tu sitio y lo vemos” y tú “no te preocupes, ya lo hablamos por mail”.

No es que el resto estén mejor, si nos ponemos a mirar: a los franceses les prende la erre un año más, los afganos tienen un presidente que lleva gorro de churrero…Pero no es consuelo. Lo nuestro es grave porque andamos inseguros, flojeamos, hablamos con esa voz temerosa de devolver una llamada perdida a un número que no conoces “mira, perdona, es que tenía una llamada de este número y no sé quién es…”. ¡Mal! ¡Soy yo! ¡El agafador garrapiñero!

Firmeza. Firmeza ante la adversidad. Actitud. Lo primero es levantar la cabeza, andar erguido y aprender a poner miradas. Prueba por ejemplo con la mirada que te lanza el taxista por el retrovisor cuando vas en el asiento trasero y le llevas la contraria:

– Yo presto un servicio público y ¿sabe usted lo que me contestan desde el Ayuntamiento? ¡Café para Todos!
– Bueno, yo no estoy muy de acuerdo….
…..………
Aidalai, aidalai……
Ahí los tienes, dos ojos prietos bajo la espesura de unas cejas nacidas libres ¿por qué no te habrás quedado hoy en casa en vez de ir a la cena del equipo?

.

¡Hay que ponerse farrucos! A los españoles ahora mismo nos falta autoestima. Tenemos que repetirnos que somos buenos una y otra vez hasta que las palabras pierdan sentido y se nos vaya la cabeza, como en los programas de TV de finales de los 90 que repetían en un loop infinito cortes de famosos que tropezaban o se trababan al dar declaraciones:

– Abellallallallamado a mi abogado, abellallallallamado a mi abogado!
¡Tiene gracia, vamos a verlo otra vez!
.
Si creyésemos  en nuestras posibilidades por fin nos luciría bien el pelo, seríamos más poderosos que El Rey de la Empanada. Impondríamos nuestras caprichosas tendencias a todo el mundo y ya no habría que confiar el futuro de nuestra industria cultural a una carambola como la de REC, la peli que fue un éxito y que iba de uno que se levanta al baño por la noche y alumbra con el móvil la cara del yayo que viene por el pasillo o algo parecido.

¿Y en Berkley leerían la Gaceta Universitaria? A lo mejor sí.

¿Y podríamos hacer una versión española de Transformers? ¡Claro! Pero ojo, que nosotros somos capaces de hacer una versión de Transformers con crítica social en donde Optimus Prime sea un bus urbano que va a recorrer su último trayecto y los Decepticons le ponen un badén para que tropiece y así representar el recorte de las pensiones. Eso no, por ahí no.

¿Y lanzaríamos un DVD Collector’s Edition de Fernando Colomo?
¿Qué trae dentro, una réplica del DeLorean? No, trae un taxi Peugeot 405 como el que sale en Bajarse al Moro……..
………..
Bueno, tú dale para adelante y a ver qué tal…
.
.

Vilque; en contra de lo que mucha gente cree, las personas que tienen el lóbulo de la oreja pegado a la cara no son alienígenas, simplemente son diferentes.

Faster #48

Estás un sábado cómodo en el sofá, viendo la peli de la Primera, que si es sábado a las 16:00 no será La Reina de África ni será Desayuno con Diamantes, será más bien Vientre de Alquiler o la versión para TV de Orgullo y Prejuicio con Michael Caine que sale un minuto al final, y te das cuenta, de repente, de que el tiempo pasa.

Igual que pasan las páginas del BOE día a día, el tiempo pasa para ti.

Dentro de poco, estarás muerto. No, en serio, vamos a ver: sí que vas a morir en algún momento, pero era una forma de hablar. Es como cuando oyes en un anuncio: ‘Ya en su tienda de discos, lo último de Charles Aznavour‘. No te van a decir ‘pero esta vez puede ser lo último de verdad, porque es un anciano y a lo mejor se muere!’. Esas son cosas que se sobreentienden.

Acércate al calendario, mira el día de tu cumpleaños…Mira los famosos que han nacido el mismo día que tú…Qué rabia da cuando vas a ver los famosos que han nacido el mismo día que tú y sólo aparecen un ingeniero de caminos y un mimo, ¿verdad? Y el día 7, ahí al lado, tienes a Buddy Horkin, a Copérnico, al inventor del gofre. Vale, pues sólo era eso.

Yo a lo que me refiero es a que, paulatinamente, tu entorno empezará a dar señales de cambio. Tu casa, tu familia, tu bastón, los folios que robaste de la oficina…Todo. Tot. En pocos años comprobarás que el mundo avanza sin ti y te sentirás un espectador desfasado, igual que cuando Julio el de Administración intentó conectar con la joven becaria:

Julio el de Administración: O sea que vas al cine…y qué, ¿cuál vas a ver?

Joven Becaria: Pues una que me han dicho que…

JedA: Lol…

JB: Perdone, ¿cómo dice?

JedA: LOL

JB: Perdone, señor…

JedA: xDD

JB: Yo…Será mejor que me vaya…

JedA: Juas juas, kdd wapaa!! Wapaaaaaaaaaaaa!!

.

Están lejos tus días de poeta y aldeano, más aún aquellos días de recreo y de ‘con mi madre no te metas que mi madre murió’. Entras en una edad en que ya no puedes con todo. A lo mejor antes eras de los que no perdonaban con la música, que ibas de un festival a otro borracho en moto y bailabas dando vueltas aunque bailases mal, moviendo sólo un brazo, eras el dancin’ monicreque, no tenías ritmo, eras un programa infantil de los 70. Daba igual.

Y ahora…Ahora sí que te da igual. Ahora vas en coche y pones la radio a ver si hay noticias.

Tú, que hace poco soñabas con triunfar en un grupo y llenar el Vicente Calderón. El Vicente Calderón, ni más ni menos. No te valía el frontón de mentira donde debutó Chicharito. No, tú soñabas con ser Coldplay, con ser Chris Martin y presentar a la banda ante miles de personas llegadas en autocares desde la cornisa cantábrica y otros lugares donde no hay conciertos:

– A mi derecha, haciendo sonar el bajo…..Rubén, el Maestro de las cuatro cuerdas! (los maestros de la música saben que es más fácil aprender a tocar un instrumento que aprobar las oposiciones y ser maestro de verdad).

– Detrás, a la batería….Eh…Daniel!

O como se llamen el resto de componentes de Coldplay.

Lo que está claro es que puedes gritar cuanto quieras y llamar a la puerta hasta cansarte, que hoy es sábado por la tarde y esto está cerrado. El cambio es inapelable. La vida aprieta el paso y tú te quedas ahí, en el arcén, vendiendo fruta de temporada.

E, igual que le pasaba a aquel personaje de El Condenado por Desconfiado, la obra de Juan Manuel de Prada, lo más probable es que durante el proceso te vuelvas, por venganza contra las cosas de la naturaleza, un escéptico, un viejo carraspas que no abre para ventilar. Sí, tú, el mismo iluso bonachón al que engañaban diciendo ‘déjalo ahí que ya lo recojo yo luego’, el que creyó a su hijo cuando vino de pasar un mes en Inglaterra diciendo que soñaba en inglés, ¿te acuerdas? Sí, que cuando llegó a casa se enfadó con su madre porque le había tirado la camiseta de la Mona Lisa fumando un porro….

………Pero bueno, oye, la solución es aceptarlo. ……..Ni te molestes ni te enfades………

– No estoy enfadado, es que yo tecleo así

– ¿Tecleas así, con dos dedos estirados ahí hundiendo el portátil?

– Sí

Madre mía, entonces sí que estás mayor.

.

Vilque; si eres de los que piensas que Hitchcok fue el mago del suspense y Billie Holiday la gran dama del jazz, que sepas que no estás solo.

.

.

Dedicat a todos los de la cosa de Facebook y a SV Juanatey, fundador